Mi nombre es Mariana Alloggia. Nací en Ushuaia, que es un lugar donde hay cosas como árboles, montañas, ríos y mar. Ahora vivo en Mendoza, pero me traje todas esas cosas guardadas en los bolsillos y, probablemente, también en algunos dibujos.

Mi formación de grado fue en Diseño Industrial. Uso herramientas analógicas y digitales, y opino que la tinta es genial.

Creo que hay metáforas esperándonos en todas partes, en los lugares menos pensados. En una baldosa de la vereda, en un nene que pasa corriendo, o en una persona desconocida que nunca nos vamos a volver a cruzar (o tal vez sí, quién lo sabe).

Me gusta juntarme con muchos tipos de músicas, aunque con algunas más que con otras. Posiblemente, a esas les encontraré la magia cuando sea más grande, como me pasó con los quinotos. Al queso roquefort, sin embargo, quizás no llegue a comprenderlo jamás.

Todavía estoy esperando que se invente la máquina para sacarles fotos a los sueños. Mientras tanto, supongo que puedo ir dibujándolos.